La necesidad de no consumirse.

1 comentarios

 Últimamente percibo cantidad de gente perdiendo la alegría que tenían. La ilusión y lo que realmente
les apasionába. Eso me entristece.
Casi todos por las circunstancias que les rodean. Algunos posiblemente por insatisfacción.
Por un trabajo patético o por no tenerlo..por una vida que se ha tornado triste..por una relacción
estancada, o por no encontrar la adecuada..o por haberla dejado escapar.

 Por temas a lo mejor más serios, enfermedades..desgracias familiares..etc..etc..
Son tiempos,ciclos..vete tu a saber.
Pero..los hay que realmente me enfurecen. Los que teniéndolo todo en la mano se dejan llevar.
Viven una vida mediocre repitiendose y covenciendose....de que "es lo que hay".
Cada uno escoje que hacer con el tiempo que le ha sido dado. De ellos depende el como usarlo.
Si contra lo que no controlamos nada podemos hacer...es deprimente no usar tu decisión en el tiempo
que tu solo posees.
El que pierde sus raices, sus aficiones, sus proyectos y todo aquello que les hacía ser especiales..
mal asunto..nos hacen pensar que quizás nos equivocamos con ellos..y ese es el peor detalle.
Vivir sabiendo que eso es lo que piensan de ti.
Por toda esa gente que aprecio a mi alrededor y que a veces veo en estado autómata.

Robledal de la Tsomba

2 comentarios

Fotón de Alberto. Y da idea como están estos días los robledales de la Cordillera. Concretamente en el de la foto estábamos en Laciana (Tsaciana..en Patsuezo). El roble es más tardío que otros árboles. La mayoría de la gente se tira como un rebaño a los hayedos de Vegabaño,Peloño o Valgrande. sin embargo las auténticas joyas están siempre olvidadas. Nadie pisa los sitios sin nombre.
Visitad la galeria de Alberto (el enlace está en este blog)...es el hermano inteligente de los dos..sin duda..

Antisistemas en Laciana

2 comentarios

Mi hermanín Alberto y yo pisando las primeras nieves del invierno en la cima de la Peña Grande (2.025 m) en Laciana...decidimos que ya estaba bien de ser ortodoxos.
Estamos hartos de siempre hacer las mismas fotos moñas de cumbre. No somos como les oveyes!..
A partir de ahora buscaremos "otras formas"...hay otros mundos!..

Para empezar damos la espalda a todo...vamos por libre!!..
Redioos!!

Ubiña la Pequeña.

0 comentarios

 Hace unos días mi hermano Alberto y yo nos subimos a Ubiña la Pequeña. Lo hicimos desde Puerto Pinos en un día espléndido de sol otoñal.
Siempre a la sombra de Ubiña la grande, la Pequeña siempre es un poco
deshechada en favor del grán objetivo montañero. Sin embargo en invierno es sumamente interesante y más accesible en tiempo.

Tenemos mucho cariño a este macizo. Desde siempre y de muy pequeños lo hemos tenido siempre a ojo.
Por eso siempre que podemos nos dejamos caer por aquí.
Ni que decir tiene que en dias así no solemos callar ni un minuto. Intentamos arreglar el mundo, el pais, y lo que nos rodea...aunque siempre nos planteamos ir calladinos para ver bichinos..pero es imposible..somos así desde pequeñines.
Las fotos son de Alberto.

El Valle de Oyanco

0 comentarios

 Aunque pueda resultar extraño, es muy común los fuertes vientos Sur en el mes de Noviembre.
Un mes en el que es muy fácil grandes oscilaciones térmicas. Hoy puedes levantarte con una interesante
nevada en la Cordillera, y mañana caminar con veintitantos grados en la montaña. Y por supuesto llevarse
la nieve en cuestión de horas. Ha sido este el caso.

 Situación tremendamente atrayente. El viento Sur crea una atmósfera especial. Casi irreal.
Forma una potente luz. Dura y muy contrastada, pero que a partir del mediodía se filtra y suaviza.
Es el momento de abandonar el grupo, en este caso mi club de montaña, y navegar en solitario.

 Subimos en el concejo de Aller al Cordal de Longalendo, y a su máxima aunque modesta altitud..
el Pico Pandoto.
Es un cordal de caracter ganadero, salpicado de brañas y cabanos bucólicos. Y de una paz extraordinaria.
El grueso del grupo bajó del pico por el valle que directamente se vierte encima de Moreda.
Yo decidí hacerlo por uno cercano aunque un poco desviado. El Valle de Oyanco.

 Hay unas excelentes vistas hacia San Isidro y los miles de caóticos cordales que lo rodean. Pasando
por Vegarada,Piedrafita,Pajares, Las Ubiñas e incluso tierras de Tameza,Quiros y Lena.
El valle es muy bonito.
Personalmente me hacía mucha falta el contacto con el bosque y sus ocres, dado que este año el
hayedo deja mucho que desear.

Aún queda el tiempo del robledal. Quedan unas semanas para caminar por ellos. Son más tardíos.
Luego necesito nieve, mucha nieve y frio. Me ronda algo por la cabeza desde hace tiempo, y es el
momento de moverse.

El HAMPA en el Tiatordos

1 comentarios

 La sección leonesa se acercó al Parque de Redes en Caso para intentar pisar bosque y cumbre.
Este año el bosque está descafeinado. No tiene el color de siempre. Le falta algo.
Ya hablaremos sobre ello.
Sin embargo el día fue muy bonito. Muy completo. Y se nos fue la mano,como siempre.

 Ese mismo día cambiaba la hora. Teniamos que aprovechar el último día en que atardecía una hora más tarde. Y aprovechamos tanto, que una hora antes de anochecer aún estábamos en la cumbre del Tiatordos.
Cosa por otra parte deliciosa. Por que la luz era preciosa, y las sensaciones no se olvidan.
Antes habiamos subido por el Collado Llagu y Pandellanza. Donde Eduardo se subió al Maciédome, ya que nunca lo había hecho. Abajo esperamos Seve,Chema, mi hermanín Alberto y el que suscribe.

Siempre que nos juntamos nos solemos tomar las cosas con una relajación preocupante. Como cuando de guajes pasábamos las tardes de verano en Sta Maria. Dejándo que el tiempo fuera algo secundario.
Como premio las últimas luces desde el Tiatordos y las sombras cayendo sobre Taranes,Beleño...

Aún bajamos la Foz del Palombar casi a tiento, para enchufar los frontales y llegar al pueblo entre la pelona que empezába a caer,los corzos removiendose cerca y las coruxas aullando por todo el valle.
Lo demás ya es conocido...chorizín,vino,calor en Casa Juan.
En la próxima, la nieve nos espera entre abedules y robles del Tambarón.

Foto 1: Cara Sur del Tiatordos desde Collado Llagu.
Foto 2: Seve y Chema no hacen caso a mi brillante exposición.
Foto 3: Eduardo, Alberto, Chema y Seve

La Montaña de Serbal en Google Maps