Bring on the dancing horses

Siempre los vemos. Pasamos a su lado. Camino de otros objetivos.
De aquella collada, de aquella cumbre..de aquel camino.
Pero no les prestamos atención.
A veces, como todo en la vida, merece una pausa.
Sentarse a cierta distancia y observarlos sin prisa.
Altivos, orgullosos, poderosos..desafiantes a veces.

Estos son lacianiegos. Concretamente del valle de Tejedo del Sil.
Recios y hermosos.
Ellos saben de sufrimiento. De vivir subyugados al hombre, de sufrir
el frio, la noche..

Pasé a su lado. Y me sentí atraido por ellos. Pero sobre todo por uno
que parecia ser el jefe de la manada. O al menos el lider.
Tranquilo y seguro de si mismo.
El paisaje que les rodeaba era hermoso. La luz tambien ayudaba.
Me vino a la cabeza aquella vieja canción de "Echo & Bunnymen"
"Bring on the dancing horses".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps