La Cova del Demo

Cova do Demo. La Cueva del Demonio.

En mis salidas suelo ser de los primeros que llegan arriba al pico. Me gusta subir
y meterme el tute cuando la cosa se empina.
Pero las segundas partes de la ruta, mis compañeros ya se pueden ir olvidando de mi.
Mientras ellos vuelan monte abajo en busca del pueblo de llegada y de la manduca
gastronómica de la zona, yo me pierdo a investigar todo con tranquilidad.
Mis fotos, mis cosas y la búsqueda del paisanin o paisanina de la zona que me
cuente su vida y la historia del terreno que piso.

Esta vez me separé un poco de la ruta para conocer la Cueva del Demo.
Toda la Cornisa Cantábrica es rica en Arte Rupestre.
Concretamente Cantabria y Asturias es exagerado.
Prueba de ello es Altamira, El Soplao, Tito Bustillo o el Sidrón..por ejemplo.

La Cova del Demo pertenece a la Edad de Bronce. Alrededor de 1.500 a 2.000 a.c.
No es muy grande y posee varios grupos de figuras antropomorfas.
Grupos familiares en los que se han interpretado muchas figuras pertenecientes
a jóvenes o niños.
Se haya en unos farallones rocosos dominando el curso medio del Valle del Navia.
La señalización es excelente, y aconsejo visitarla en pequeñísimos grupos o incluso
solo.
Yo personalmente en la soledad de la roca pasé unos momentos intensos y muy
interesantes.
Lástima como siempre que algún gilipollas haya dejado su impronta en forma
de graffitti innecesario.
En Doiras siempre se la ha conocido como un lugar con ciertos toques oscuros.
Algunas de las historias que me contaron de aquelarres y cosas parecidas, uno
no sabe en que momento la delgada línea de la realidad y de los bulos populares
se decanta hacia uno u otro lado.
Creible son los datos que me aportaron sobre su uso en la Guerra Civil, como
morada de los "fugaos" que tambien se echaron a la montaña por esta zona.
Menos creible pero realmente evocadora es la del "Chobu albo".
Un lobo blanco que periódicamente juran y perjuran ser visto por los alrededores.
Contrariamente a la mayoria de otros sitios en los que los lobos siempre
son sanguinarios y violentos, este lobo de la leyenda es mitificado y considerado
como benefactor.
Dioos..en este post me siento como Iker Jimenez el de Cuarto Milenio.
"....amigos..bienvenidos a la nave del misterio...."

3 comentarios:

"Allerastur" dijo...

Al final todos espeleólogos, esto si que lo practique unos diez años, en buena medida gracias a la gente del Grupo Polifemo (Oviedo) con los que empezamos la andadura unos cuantos de las Cuencas, luego comenzamos a volar (literalmente, pues allí abajo era difícil que te fueran a buscar)y todo eso de juventud...

Momentos entrañables, después ya en la Facultad pateamos cuevas (Prehistoria)... incluso más tarde llegaría a elaborar sendas peliculitas para alumnos de la ESO sobre caza y recolección / sociedades productoras de alimentos... que me devolvieron a estos espacios.

Me resulta adictiva esta afición que demuestras por algo que otros montañeros (los del subsuelo siempre les decíamos "cabras o cabrones"), tu mismo lo apuntas no son capaces de ver, lo tienen delante de los ojos..., esto es lo que me mantiene enganchado a tu bitácora.

Gracias de nuevo.

Pocholo dijo...

Pues habrá que anotar esta cueva para una futura visita a la zona.
De las cuevas que mencionas no he estado en ninguna. Solamente he visitado Cueva Huerta en Teverga y me encantó las 3/4 horas que pasamos en su interior...
Saludos

carlosdepazramos dijo...

Gracias por los comentarios Allerastur y Pocholo. En Cueva Huerta no he estado, pero tengo unas ganas terribles de conocerla.

Allerastur, cuando te animes, debes poner algunas fotucas en tu blog de tus actividades, me encantará.
No en vano en nuestras montañas (Picos de Europa) tenemos uno de los sistemas de simas más impresionantes de Europa.
Mi última experiencia fue en la Cueva de Hielo de Peña Castil. Búsca el tema y las fotos en mis post pasados. Fue algo que recordaré toda mi vida.
Mi bagaje en espeleologia es más bien pírrico.
Al lado de Gijón, en Peón,estuvimos casi un mes enfrascados en algunos sifones, y la verdad es que tengo ganas de repetir. Me quedó un estupendo sabor de boca.

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps