Un día especial



No vamos a decir hace cuanto tiempo de la grabación de este vídeo, ni por supuesto la localización del lugar en cuestión. Solo decir que los del HAMPA, no solo nos dedicamos a hollar cumbres.

Tuvo que ser como no en Somiedo. Más "Confidential" que nunca. Una enorme osa y sus dos esbardos. Con peso y aspecto mucho mejor de lo esperable para la época del año en que los vimos. La osa es inconfundible, aunque en el vídeo se vea a tomar por saco de lejos, con el Telescopio de Alberto casi podiamos tocarla a ella y a sus dos pequeños.

Para Alberto,Chema, Edu o Seve, fue un momento emocionante aquella hora que pasamos estudiandolos tranquilamente. Pero para mi, que desde hace tantos años piso Somiedo de forma machacona, fue algo realmente especial. Los he escuchado a mi lado, he visto sus rastros recientes, al amanecer o al anochecer. Los he oido huir destrozando fayas y salgueiros monte abajo con el pelo erizado de temor. He escuchado a los viejos somedanos como Malia contarme historias sobre ellos en tardes de verano en Valle de Lago. A pastores ya desaparecidos como Bando, o a nativos como Conrado enseñarme los pasos y querencias de ellos. Me he emocionado como un niño hace tantos años cuando encontré la primera huella fresca en La Enramada. Tendría como para un libro.

Pero esta vez los teniamos allí. Cinco amigos disfrutando de algo que para el resto de la humanidad puede ser una moñeria. Yo personalmente aquel día dormí como nunca.

4 comentarios:

CARLOS dijo...

Enhorabuena, no es nada facil, evidentemente un día especial, uffff, en los años que llevo ni así de lejos y es algo que me encantaría, haces bien en no desvelar la ubicación. Saludos y gracias por este regalo.

Coyotepisapraos dijo...

Pues fácil es ver a una osa con su osezno en el prau -con las vacas- que está cerca de la casa de mis abuelos en Cangas del Narcea. Lo simpático es que mi tío está la mar de tranquilo. La primera vez que los vió se asustó... pero como ve que no hacen nada con el ganado....

Eso si, también te diré que la primera vez que vi unas huellas en nieve de primavera de una osa junto con otras más pequeñas de un osezno se me pusieron de corbata... para salir pitando

Xiringuelu dijo...

Un auténtico privilegio poder vivir esos emocionantes e imborrables momentos. Enhorabuena por ese memorable documento.!!!. Saludos cordiales.

Montañas de Gordón dijo...

Gran día el que pasamos ese día por el monte. La verdad es que se trató de un montento difícilmente describible, no se puede contar con palabras. Unicamente disfrutar.
Un saludo castrón...

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps