El tiempo no cuenta

Otro día hermoso de montaña por Somiedo. Por el Somiedo profundo. Así que me permitireis que en esta actividad no aporte datos como en las otras salidas.
Opino que este enclave debe seguir anónimo por los tiempos.
En el sitio en el que estuve, no existe el tiempo.
Prueba de ello es esta foto.
Y creo firmemente que nadie lo ha pisado desde la fecha del tronco.

Siempre repito que no hay sitio más recóndito,salvaje e inaccesible. Esta vez más que nunca.
Sin sendas,sin trochas,sin caminos..solo bosque,verticales abismos, silencio y misterio.


Bosque desnudo y desprovisto de hojas.Es pronto todavía.No quiero ni imaginar lo que debe ser todos estos sitios con la hoja otoñal de sus hayas y abedules. Volveré sin duda en Noviembre.


Me llamó poderosamente la atención algunas plantas que vi en algunos de los sitios más profundos. Liquenes colgantes y helechos más propios por su tamaño y coloración del Jurásico que del Bosque Cantábrico.


En muchos casos me recordó a cualquier selva primaria de América del Sur. Supongo que algún botánico podría explicar el por qué de este aspecto. En fin, otro día que se quedará grabado en el "disco duro".

1 comentario:

Alberto dijo...

Recuerdalo Carlos. Tenemos una cita en otoño para volver a ese lugar.

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps