Bodegón cutre

Era Agosto. Y creo que hace un par de años ya.
Estaba una tarde en Valle despues de andar haciendo el cafre por los altos.
Habia bajado pronto por que barruntaba tormenta. De esas veces que despues de hacer cumbre empiezas a darte cuenta de que el barómetro del Suunto baja a velocidades desorbitadas. Y que aquella nubecilla algodonosa del mediodía ahora son coliflores verticales gigantes.
Para colmo, los pelillos de los brazos se erizaban como escarpias, el silencio se adueñaba de la montaña, y los fragores sordos a lo lejos no era la dinamita a cielo abierto de una de las canteras de Laciana.
Llegué a casa en Valle de Lago y me duché.
Y me senté en el banco de afuera como siempre.
Que machito se siente uno cuando se siente seguro.
Siempre me han fascinado las tormentas. Y acojonado.
Bueno. Hasta que me cayó el rayo en el Montigüero.
Entonces aún me fascinan más.

La cuestión es que decidí bajar por el camino de Vachina Oscura
Y meterme un poco al bosque.
A mi santuario particular. Uno de los únicos sitios sagrados donde
realmente creo que me pertenece totalmente.
No pienso que nadie haya ido allí nunca. Territorio comanche.
Me acordé entonces de una foto que habia visto no se donde de un tío
que habia llenado una vieja bicicleta de plantas y flores.
Y decidí quitarme las botas y hacer un poco de émulo de artista.

El resultado luego de tanto tiempo me parece algo chafardero.
Pero que coño, a mi me gusta.
Además esas botinas ya no me las puedo poner. Se cayeron ya agujereadas
por la caliza de los canchales, el barro y la humedad.
Pero que cariño les tenia. Que cómodas eran .
Cuando sea viejín. Y mis nietos se rian de mis aventurillas montañeriles,
y sea un jubiladete cascarrabias, pienso montar un eco-museo con todas mis botas.
Que narices.

3 comentarios:

Mariluz dijo...

Ostras, pues a mí me parece una compo genial y de lo más original, casi me están entrando ganas de copiártela y todo (pero no, tranqui). Las botas de montaña me encantan, y el verde monte ya ni te cuento.
Muy chula, en serio, has hecho bien en rescatarla, se merece un puesto en tu blog.
Saludos!!

Pocholo dijo...

Muy guapa y original la foto.
Esos tonos verdes están muy guapos
Saludos

Liliana Martín Martin dijo...

Hola!soy Liliana, me gustaría ponerme en contacto contigo para un tema de publicidad en este blog. Gracias
liliana.martin.martin@gmail.com

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps