Naranjo de Bulnes. Picu Urriellu. El Picu.

Parece mentira. Pero hace ya casi 4 años desde que por primera vez subí al mítico
Naranjo de Bulnes. Para los asturianos nuestro "Picu".
Fue la culminación de un sueño. Todo montañero debe intentar pisar su cumbre.

Fue en Septiembre del 2.004.
Decidimos dejar pasar las aglomeraciones turisticas que por el verano hacen de Picos de Europa poco menos que un parque temático.
Aún así el Refugio de la Vega de Urriellu la noche antes parecia la parada del metro de Picadilly Circus.
No pegué ojo en toda la noche. Encima a mi lado me tocó un tio que roncaba como el carburador de una carroceta. No me cagué veces en aquel sujeto. Que me perdone allá donde se encuentre.

Tuvimos suerte al día siguiente. Nuestra vía elegida estaba límpia y vacia de cordadas.
Las nuestras eran tres de dos miembros cada uno.
Disfrutamos a fondo en la Sur directísima.
Un día perfecto para escalar. No demasiado calor, y una brisa refrescante que agradecimos como nunca.

Sin grandes dificultades, la via y la roca hicieron que aquel 24 de Septiembre se convirtiera en un día glorioso.
Parábamos en cada reunión despues de cada largo por el puro placer de saborear lo que estábamos haciendo.
Solo 2 componentes ya lo habian subido, por lo que tampoco debiamos confiarnos en demasía.
Para mi, el tercer largo fue el más divertido, el de los "tubos de órgano". Allí sentí lo que realmente es subir al Naranjo de Bulnes. Expuesto y algo exigente, pero disfrutón al 100%.

El último largo, el del anfiteatro, lo hicimos sin cuerdas. Luego la cresta....y la cumbre.
Aunque estuviera años intentando describir lo que sentí al coronar la cima, seria incapaz de demostrar con palabras mis sentimientos. Gozo total, euforia, satisfacción, serenidad...felicidad..
Un largo pensamiento para mi "güelina", la cual ya no estaba conmigo, y en la que siempre me acuerdo en situaciones así.
En fin..un sueño realizado.

Ya sin tensiones, realizamos los rápeles de bajada. En mi opinión cometimos el error de ahorrarnos uno. Juntamos dos cuerdas de 60 mts. Y nos dió la opción de realizar uno menos.
A día de hoy y sin ninguna prisa como teniamos debiamos de haber disfrutado y alargado la bajada. En fin..la mayoria manda.

El Picu Urriellu, y sin ánimo ninguno de chuleria, me pareció muy asequible y sin ninguna dificultad para aquel que lo quiera afrontar con una mínima preparación.
Ha habido otras montañas que han obrado en mi mayor preocupación. Aunque la satisfacción de subir el Picu es incomparable a cualquier otra.

Siempre recordaré aquel día como uno de los más felices de mi vida.

2 comentarios:

Alberto dijo...

No hace falta que describas lo bien que te lo pasaste. Las fotos hablan por si solas, en todas sales con esa sonrisilla de satisfacción después de cumplir un sueño.
Saludos

Pedro V. Albaladejo dijo...

Si me lo permites, y sin ánimo de sermonear a nadie, al ver la última foto no me queda más remedio que corregir una cosilla que creo es importante. Veo que estás asegurando a un segundo con una cesta (tubo). El problema es que es un tubo que no tiene una estructura adecuada para asegurar a un segundo desde la reunión, como sí es el caso de otros en los que la cuerda que va al escalador que va de segundo presionaría la que va a nuestra mano en caso de caida. Según tienes puesto ese tubo, en caso de caida del segundo veo muy dificil que pudieses frenarle, ya que la cuerda correría libre (quemándote las manos). Con ese aparato, yo aseguraría al segundo desde el arnés y pasando la cuerda que va hacia él por un reenvío en la reunión. Creeme, es importante. Un saludo

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps