Los Soprano

Pues ahí estamos.
Los dos hermaninos cumbreando y teniendo a los Picos de Europa
al alcance de la mano.
El pequeño de los Soprano se ha revelado como un voraz trepariscos.
Y admito que me ha sorprendido.
O quizás no.

Tiene ese plus de montañero que se ve enseguida.
Se le ve nada más que el terreno se empina. El tío se lo pasa pipa con lo que hace.
Cuando a alguien se le atraganta la montaña y empieza a sudar y a sufrir,
se le ve enseguida.
Pero este cabronazo está hecho de la misma pasta que yo. El tío disfruta.
Ha probado el gustirrinin que dan unos crampones, un piolet..el vientecillo
de cumbre.
Y ese veneno ya no se lo puede sacar uno nunca.
Mañana veremos más cosillas.
De momento..
Alberto y Carlos "acolumbrando na cimera"

5 comentarios:

Kunzuilh dijo...

Te entiendo perfectamente...

Pocholo dijo...

Yo también siento lo mismo cada vez que salgo a la montaña. Es algo complicado de describir...

Hevia dijo...

Sin duda alguna ha de ser impresionante verse alli arriba... Saludos!!!

Alberto dijo...

Me vas a sacar los colores...

"Allerastur" dijo...

Me parece que ya os distingo, uno lleva el pelo al viento y el otro lo intenta, ¿verdad?

Bonitas imágenes y mejores reflexiones.

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps