Angels Road

El lugar me recordaba enormemente a mi tierra.
Su luz, el olor, la piedra...
Era una especie de abadia, un patio interior enlosado.
Las hermanas eslovenas entraron a la pequeña capilla.
Ellas siempre cantan. En su cultura eslava les han enseñado desde niñas a educar la voz.
Los demás nos quedamos afuera. Nos sentamos asistiendo a un momento mágico.
La luz se filtraba entre los árboles disipando la niebla.
Dos voces hermosas llenaban el ambiente y toda la escena.
Es posible que las cosas bellas te sorprendan a cada momento.
Predisposición.

7 comentarios:

Rober dijo...

tu audiencia (grande en calidad y en cantidad) te echaba menos, sólo espero que nos compenses durante los próximos tiempos con esas fotos tan buenas (ahora sobre el Camino, claro) a las que nos tienes acostumbrados.

Mª Angeles y Jose dijo...

Cuanto tiempo sin saber de ti!

Espero que todo lo ocurrido en estee tiempo de ausencia sea de tu agrado.

La foto fantastica y magica.

Besos

jgbarber dijo...

Me alegro de verte de nuevo. Seguro que tienes estupendas cosas que contarnos. Saludos,

Cienfuegos dijo...

Rebienvenido.
La foto una pasada. Bueno, como casi siempre.
Un saludo

Kunzuilh dijo...

Bienvenido de nuevo!
Se echaban en falta estas entradas tuyas...
Un rincón increíble éste que nos has mostrado hoy...
Y con esa ambientación... ¡casi oigo las voces cantar!

Gordones dijo...

Bienvenido a tu casa compañero de fatigas montañeriles. Se te echaba de menos... Espero pronto volver a tener noticias tuyas por estos montes de dios. A ver si pronto organizamos una nueva ruta. Un abrazo y mantenemos el contacto.

Coyotepisapraos dijo...

Bienvenido de vuelta compañeiro

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps