Inner smile

Un buen día te levantas y notas que va a ser distinto. A lo largo de tu vida has cogido la suficiente experiencia como para saber que nada dura eternamente...ni el dolor, ni la rutina, ni la felicidad extrema. Lo último es pasajero pero recuperable. El día a día inevitable..y lo primero a lo largo de tu existencia, si no eres tonto del culo y aprendes de tus errores....minimizaras sus devastadores efectos.
Ese día te sorprendes a ti mismo..y te vuelves a descubrir en eses punto de equilibrio entre tu personalidad y esa perdida facilidad que tenias para reirte de todo lo que te puede suceder.
Y hostias...esa sensación es cojonuda. Ahora si amiguín...anda...vuelves a ser el mismo..te ha costado eh?..

Y ahí que te ves. Un amanecer élfico, una pandilla de amigos cretinos a tu lado que te miran con aire de no entender por que no dejas de disparar el sensor de tu cámara, y por que te ries de una forma tan incomprensible.
Ese día comprendes que tu travesia del desierto ha acabado.

3 comentarios:

Kunzuilh dijo...

Todos hemos tenido alguna travesía por el desierto, creo yo...
Me alegro de que la tuya haya terminado!

Mª Angeles y Jose dijo...

Ineresante, muy interesante...parar en un momento dado y ponerte a pensar...parece dificil.

Besos

Celtastur dijo...

Sigues siendo mi ídolo: vaya ánimos que trajiste, amigo; y eses reflexiones filosófiques valen su precio en oro. Yo creo que uno pasa la vida cruzando desiertos de esos...
¡Qué bueno que vinihte, pive!

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps