Tocar el cielo. (Torre Santa-Peña Santa)

Dicen que cuando tocas el cielo es muy dificil volver al suelo. Lo se por experiencia.
Yo lo he tocado de muchas formas en mi vida. El sábado tocó de nuevo de la forma
más fácil que conozco. La montaña. Esta vez no me ha costado nada volver de allí.
Vuelvo como un avión. Los momentos intensos es lo que tienen.
Sabia a lo que iba. Lo que me iba a encontrar, y la sensación que me iba a producir.
Era mi segunda repetición a Torre Santa, o Peña Santa para los asturianines.
La primera vez íbamos cuatro tios funcionando a todo trajín. Y todo salió más que bien.
El sábado, no toda la gente que iba era experta en este tipo de situaciones.
Una mini colectiva de unas 20 personas. A las cuales habia que cuidar, mimar y hacer
disfrutar. Nos lo montamos por minigrupos. De hecho en la bajada montamos rápeles
para gente que en su vida habia visto un reverso o un ocho. Todo salió a pedir de boca.
Quien dijo que segundas partes nunca fueron buenas?. Segundas, terceras...hechas bien
salen siempre perfectas.

Torre Santa es una bestia parda. Una montaña inabarcable. Un muro de proporciones
bestiales. Siempre se cobra algo. La primera vez fue una mísera gorra de un compañero.
Esta vez mi brazo izquierdo donó varios pedazitos de piel a la caliza. Por hacer el carapijo.
Entono tambien el mea culpa. Por ir de sobradito, y llevar una temporada de anarquicu,
pasé de llevar el casco. Error de libro que nunca se debe hacer. Aunque en caso de mala
suerte, de poco te va servir la bacinilla en la cabeza en un vuelo de 600 metros.
La actividad del sábado fue subir a Torre Santa y pernoctar en Vegaredonda.
Gloriosas las cervezas y las sustancias psicotrópicas bajo el manto de estrellas.
Más con la gente con la que compartes las tapias y abismos.
El domingo cruzamos el macizo por el Mosquil de Cebolleda-Horcada de Las Pozas-
Subida a Los Estribos-Vegahuerta-Canal de Capozo-Posada de Valdeón.
Buena paliza. Lo más cojonudo es que hoy estoy como unas castañuelas.

En la bajada de Torre Santa, Carlinos y yo nos encargamos de montar los rápeles
para los tres ovetenses que se unieron a nosotros, además de Milagros, Arsenio
y de Javi, el extremeño tremendo. Todos buena gente, excelentes compañeros
y un auténtico gustazo hacer actividad con ellos.
Estas fotos tambien son de Carlinos. Así que darle las gracias por dejarmelas
"robarselas". Yo como estoy tiquis miquis, por el peso tambien pasé de llevar la Nikon.
Se marchan el sábado al Elbrus, con ocho compañeros del GECO.
Suerte chavales. A la vuelta nos vemos.
Los demás componentes, a ver si me acuerdo, del grupo fueron:
Arsenio, Milagros, 5 de Oviedo (dos se arrepintieron en la base),Marino,Maria
(que gran montañera),Laurentino, Juanjo (el proveedor, otro gran montañero),
Isa, Nini, Sandra, Carlinos (Facultades), Javi y Serbal.

Antes de que desaparezca una temporadina, me estoy metiendo este tipo de
alegrones. Echaré tanto de menos la montaña, que necesito meterme al cuerpo
todo lo que pueda ahora. Durante un tiempo echaré de menos cada piedra
de estas montañas. El ser humano se pasa toda su vida añorando lo que no
puede tener. Al menos se, que cuando vuelva, todo esto continuará aquí.
Pues eso...que subir al cielo es más fácil de lo que parece. Lo bueno es saber como.
Triste es saber como hacerlo y no querer intentarlo.
Miles de imágenes en mi cabeza. Me quedo con la puesta de sol en La Fragua sobre
el mar de nubes. Las sensaciones no las puedo describir. Cada uno que se las imagine.
Salud...y tal.

Foto 1: Serbal en el primer rápel de bajada. Como prestan estas cosas.

Foto 2: Foto de cumbre

Foto 3: Paso de la Llambria. Montamos un pasamanos por seguridad.

Foto 4: Cara Norte de Peña Santa. Sector central.

Foto 5: Mar de nubes en La llambria. Cerca de cumbre.

3 comentarios:

L.A.R. dijo...

Se ve que lo pasásteis estupendamente. Recuerda que la tercera repetición la harás conmigo.

Cristian, David y Nacho. dijo...

Así que Peña Santa? Tuve yo la semana pasada!
Esta vez el fauno estaba en el cabrones vigilándoos... jajaja Luego, a falta de pocas emociones, me fui al Torrecerrredo a ver atardecer... un espectáculo. A ver si nos vemos más a menudo cagondiolaa!

Mariluz dijo...

En la primera foto se ve que te lo pasas bien entre esas peñas. En la segunda se nota el compañerismo y ese ambiente especial que no puede disfrutar cualquiera. En las demás, se nota tu amor por las montañas.
Y estar por encima de las nubes debe ser...sencillamente envidiable. Tienes suerte, Serbal.
Me alegro de que hayas disfrutado tanto.

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps