Bosque y Agua.


Dado que parece que la fotografía en bosques, es una de las favoritas de todo buen aficionado a la montaña.
Hoy intentaremos hablar un poco sobre el tema.
El bosque cantábrico capta toda la esencia y belleza que nuestras montañas pueden ofrecer.
Hayedos, robledales, abedulares..
Carbayeras, choperas, acebedas, teixeras..
Ni que decir tiene que la variedad es muy grande.
La riqueza ambiental que disfrutamos es inmensa.
Aunque en los últimos años diversos factores
están poniendo en peligro esta monumental
reserva.
La presión humana en forma de pistas forestales,
aprovechamientos madereros, cambio climático,
sobrepastoreo.
Y sobre todo los incendios.
Pero afortunadamente, aun podemos coger
nuestro equipo fotográfico, caminar unos cuantos
kilómetros, y sumergirnos en otro mundo.
En alguna ocasión ya he dicho que mi bosque favorito es el Hayedo.
En ningún otro se puede captar esa atmósfera húmeda y misteriosa que envuelve la mitología asturiana, leonesa, cántabra o palentina.

Fotográficamente hablando, sinceramente pienso
que es el que más juego da.
El haya es uno de los pocos árboles cuya hoja
esta diseñada en forma horizontal, para no dejar pasar demasiada luz.
Esto hace que carezca de vegetación dentro de él.
Solo musgos y felechos, tapizan su suelo.
Ningún arbusto.
Se puede caminar por sus adentros con relativa
más comodidad, que en cualquier otro.
Los haces de luz que se filtran, unida a esa
niebla típica que lo envuelve, ayuda a que
siempre tengamos composiciones muy originales.
Para colmo está el agua.
Arroyos, regueros, surgencias, cascadas, fontanas...
Sin duda un concierto para los sentidos.
Por razones conocidas, Somiedo es mi sitio preferido.
No hay mayor placer que perderse
un día entero por algun hayedo somedano.
El concepto de tiempo se olvida totalmente. Imprescindible acoplarse a su ritmo vital.
Allí no existe ni relojes, ni prisas, ni problemas..otro mundo.

Suelo primero localizar el lugar deseado.
En ocasiones me los encuentro por casualidad.
Otras veces, en alguna actividad de montaña,
me los apunto en la "memoria interna".
Cuando no, los diviso desde lejos y valoro
sus posibilidades.
Gracias a las andanzas montañeras, la lista
se ha ido engrosando con los años.
Una vez localizado el sitio, hay que cargar
con el equipo
A menudo bastantes kilómetros.
Para mi lo imprescindible es:
- Trípode.
- Objetivo angular.
- Filtros ND (densidad neutra).
-Lentes de aproximación si no se tiene macro.
- Mochila o bolsa impermeable.
Es vital proteger de la humedad y la condensación
el equipo. A menudo para conseguir buenas tomas uno se tiene que "mojar" y meterse
en medio del agua.
No está de más siempre llevar bolsas de plástico herméticas.
Si nos sorprende un aguacero, además del gore, una buena funda para la cámara.
Casi nunca uso flash, salvo en alguna toma aislada para iluminar el primer plano.
Juego con los valores ISO, sin pasarme.
Si se sube mucho, aparece el temido "ruido" en la foto.
Ese feo grano que desluce la toma.
En el 90% de los casos uso las velocidades bajas.
Trabajo en ese modo de prioridad.
Al principio, cuando me iniciaba en este tipo
de cosas, tendía a "congelar" demasiado el agua.
Me gustaba el aspecto algodonoso que se
conseguía.
Sin embargo los gustos cambian.
Ahora intento buscar los términos medios.
Conseguir ese efecto irreal, pero sin perder
por ejemplo los detalles de los brillos en las rocas
y cosas similares.
Uso siempre algun polarizador o algun filtro neutro.
Matizan, saturan y disimulan mucho el contraste
de los cielos excesivamente brillantes.
Sin embargo obligan a aumentar algún paso la exposición.
En fín. A grandes rasgos son un poco mis premisas.
En ningún caso pretendo dar lecciones de fotografía.
Me considero un vulgar aficionado.
Pero vaya como disfruta uno cuando de 100 fotos sale alguna buena.


3 comentarios:

Alberto dijo...

¡Qué Barbaridad! Todas esas fotos son muy buena pero la última es sublime...
Un saludo

david dijo...

Coincido con tu primo 100%, todas cojonudas, pero la última ye de mear y no echar gota.
La verdad viendo esto me doy un poco de asco a mi mismo, porque por desgracia mi mayor defecto fotográficamente hablando ye que no tengo paciencia pa na, y mi formacion ye totalmente autodidacta. No te digo más que me compré la Nikon hace un par de años y no me digné ni ha leerme el libro de instrucciones, directamente hala a disparar cual Charlie en el Vietcom.
Y una cosa tengo clara, en cualquier aventura en la que te embarques, además de gustarte hay que dedicarle muchisimo tiempo, y este año que empieza,joer,me lo he propuesto.
Así que, cualquier día que te apetezca, nos vamos a un bosquecillo de esos a que des unes clases de ISO, filtros, etc, y si la charla me parez productiva, luego tocame a mi invitate a una fartura en algún lugar perdiu de esos que tu conoces, cotroñon.

Fuser dijo...

Ufff Serbal, perfecta explicación, las fotos guapisimas. Yo cuando hago fotografía de rios, cascadas... suelo tener muy en cuenta la medicción de la luz, es decir, si mides en el agua, al ser "mas clara, engañara a el fotómetro y nos saldrá la imagen Subespuesta, si medimos la luz en otro lugar, el agua nos saldra "quemada" así que hay que buscar un término medio, como puede ser una roca, o cualquier cosa que se aproxime al color gris.

SALU2 y espero que mis comentarios no molesten a nadie, son solo con fines educativos

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps