Somiedo.Un día de Enero

El sábado tocába Somiedo.
Tocába "Clán de los Pravianos".
Y tocába "ruta secreta".
No siempre uno puede mostrar con pelos y señales cada una de las actividades.
Muchas de las que realizo por Somiedo forman parte del denominado "archivo secreto".
Son salidas por lo más intrincado de este sorprendente entorno.
Bosque cerrado. Hayedos de ensueño.
Este tipo de salidas discurren por lo más profundo de estas montañas.
Mostrar este tipo de itinerarios pensamos que es contraproducente.
Masificar segun que sitios va en contra de la conservación de un escenario aún virgen.
Sin caminos, sin sendas, sin trochas.
Naturaleza en toda la extensión de la palabra.
A menudo tenemos que inventar la toponimia.
Ni en los mapas comerciales, ni en el digital del propio ayuntamiento se habla de ellos.
A pesar de conocer a la gente de estas aldeas, a menudo gente que es de mi propia familia, sabe como denominar a según que sitios.
Canales,manchas de bosque, montes,vertientes,requexos...
Continuan innominados desde los tiempos.
Se quedan en nuestros cuadernos y en nuestras retinas.

Concretamente la ruta de este pasado sábado era de las que nosotros denominamos "pata negra".
Hicimos una parte en pleno verano.
Tuvimos que ascender casi 700 mts, por el medio de un empinadísimo hayedo.
En aquel mes de Julio la tremenda humedad del bosque repleto de hoja, unido al calor, casi nos hace reventar.
Este sábado estába nublado y llovía a ratos.
El bosque estába desprovisto de hoja.
Parecía naturaleza muerta.
Aún así la atmósfera era misteriosa.
Además atravesar los dominios del Oso Pardo siempre te da un plus de morbosa belleza.
En nuestro heterogéneo grupo tenemos la suerte de contar con auténticas enciclopedias especializadas en este entorno que es Somiedo.
Por más que a cada salida pensamos que más conocemos este enclave. Nunca deja de sorprendernos algo nuevo.
Por mi parte. Luego de unos cuantos días en el dique seco por culpa de la puñetera gripe.
Este reencuentro con la montaña ha sido revitalizante.
Sin embargo asistimos preocupados a la alarmante falta de nieve.
Volví a casa con las pilas cargadas y....con una garrapata enganchada.
Lo que nunca se ha visto en Enero.
Primera salida del año. Primera de la temporada.
Un nuevo curso que empieza.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Un aplauso para "La montaña de Serval" por tener ese respeto y admiración por la NATURALEZA en sentido amplio, no sólo por la montaña.
Y un nuevo aplauso por la sabia decisión de no promocionar rutas por aquellos lugares que puedan suponer una amenaza para la tranquilidad de especies tan amenazadas como el oso pardo y el urogallo cantábrico.
Hay que intentar erradicar la peligrosa moda en la que el turista "urbanita" pretende buscar aquellos parajes indómitos e inexplorados por su sabor a "exclusivo". Una exclusividad mal entendida que lleva a los excursionistas a hacer verdaderas barbaridades como esquiar fuera de pista en las estaciones de esquí (a veces con nefastas consecuencias), escalada en las pareces donde colocan sus nidos los alimoches, buitres, halcones y águilas (todas ellas especies cuya supervivencia se encuentra amenazada precisamente por la actividad humana) o caminatas por el interior de los bosques donde osos y urogallos buscan estar lejos del hombre, en momentos clave de su ciclo vital.

Alberto dijo...

Para el que no sepa lo que es un urbanita...


urbanita.

(Del ingl. urbanite).

1. com. fest. Persona que vive acomodada a los usos y costumbres de la ciudad. U. t. c. adj.


Real Academia Española © Todos los derechos reservados

carlosdepazramos dijo...

Hola Alberto.
Me alegro que coincidas conmigo en lo de preservar un tipo de escenarios.
El equilibrio de ciertos sitios puede llegar a ser muy precario.
En cuanto a lo de los escaladores.Tambien coincido plenamente contigo.

Anónimo dijo...

No había visto esta entrada del blog. Lo cierto es que te leo poco ultimamente. Coincido en lo de no dar detalles de recorridos complejos. Mostrar fotos, sí. Pero dar muchos datos abiertamente puede ser contraproducente. En zonas oseras... no querría ver un oso ni de lejos...Saludos

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps