El precio del invierno.

Era uno de los grandes. Su porte tenia que haber sido impresionante. Su alzada de meter
miedo.
Un vecino amigo de Victor lo encontró muerto y desnucado al intentar saltar una
alambrada de separación de pastos. Incluso nos contó que tenia clavadas las cuernas
en el terreno.
El cruel juego de la vida. La montaña tiene sus reglas y el invierno ha sido duro,muy
duro.
Aunque este ejemplar haya sucumbido por un elemento dispuesto por los humanos,
la naturaleza tambien tiene su factor nivelador.
Allí viendo aquel bicho, me dió por pensar en lo efímero y en lo inevitable.

Mañana os presentaré a un personaje de Villar de Vildas en Somiedo.
Una vida en la montaña y en sus brañas de altura.
Uno de los últimos poseedores de todo un modo de vida.
Una enciclopedia viva sobre Osos,lobos,grandes nevadas, grandes tormentas...

2 comentarios:

Mariluz dijo...

Me ha dado pena leer esto, sí que tiene que ser duro el invierno para estos animales y tantos otros.
Ya espero con ganas la entrada de mañana.
Besos, Carlos.

Mª Angeles y Jose dijo...

Jolin ! que pena, el pobre que mal termino. esperamos ansiosos la proxima entrada.
Saludos

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps