Y el Tio Matt...cumplió su sueño

Y David...Tio Matt el Viajero, cumplió su sueño.
Se nos venia abajo en los últimos resaltes de Peña Ubiña. Algún calambre, y síntomas
de cansancio. Pero el pundonor y la casta salió a poner las cosas en su sitio.
Nunca habia trepado tan en vertical, pero llegó arriba como un campeón.
Tanto es así, que en la cima ya valoraba el tema de subirla algún día y bajarla
en parapente. Genio y figura.

Gente única y peculiar. Dotada de atraer lo sorprendente, lo singular.
En la cumbre nos encontramos con otros dos montañeros madrileños. Uno de ellos,
al entablar conversación, resultó que ámbos trabajan en el mismo banco.
Uno en Madrid y otro en Barcelona. No se habian visto en la vida, pero sin saberlo
hablaban por motivos profesionales prácticamente a diario. Que cosas.

Para Alberto y para mi otra nueva subida a Ubiña. Aprovechamos para investigar
un poco mejor la zona, y replantar algún jito de subida.
Si alguno se atreve a subir esta bonita subida sabed que los jitos son nuestros.
Esta vez el Mar de nubes fue espectacular. El Espolón Este
es aéreo de cojones, pero con dicho mar de nubes, la sensación montañera te hace estar
cerca de los límites del cielo. Muy bonito sin duda.
Luego de las fotos de rigor, el chorizín leones, y alguna risa que otra, bajando como
postas. Encima del Cordal de Villabandín estaba descargando tormenta eléctrica.
Y se me eriza el buyarengue recordando el día que me cayó el rayo en La Malvosina
del Montigüero. Por allí habia entrado la tormenta aquel día.

Bajamos por Terreros hasta el Meicín, con la intención de ver al cachondo de
Alejandro, el guarda chileno del refugio, y cascarnos unas cervezas.
Pero estaba cerrado, frio y lloviznando.
Así que bajamos a Tuiza a que la señorina del bar nos hiciera un poco de
chorizín frito para entonar el cuerpo y el alma de tantas alturas.
Buen colofón.
Luego, de nuevo subir a Casa Mieres con mi coche a por el todoterreno de mi hermanín.
Y cada pollo a su nido. Ellos por la pista hasta San Emiliano, y yo Cubilla abajo hacia
Gijón.

Enhorabuena David, eres la bircha!!. Tio Matt el Viajero. El Señor de las Botildes.

Foto 1: Serbal, David y los dos Madrileños bajando por la normal de Ubiña.

Foto 2: A 2.200 mts, salimos por encima del mar de nubes. David y Serbal

Foto 3: David peleando con la caliza, detras Serbal.

Foto 4: Foto de cumbre: David, Serbal y Alberto el "quaquero". Joer que gorro.

4 comentarios:

Pocholo dijo...

Mis felicitaciones en especial para David por esa cumbre
Saludos

L.A.R. dijo...

Si señor, toda una proeza.

Anónimo dijo...

Si es que... lo de Banesto es una secta, una auténtica secta. Están por todas partes y se reconocen entre ellos con señales que nos son desconocidas a los demás. ;-)

Aunque... ya podían regalarles unas botas decentes, que los prejubilan con lo puesto y luego pasa lo que pasa. 8-)

Enhorabuena y gracias por los buenos ratos.

¡¡Puxa León!!

Anónimo dijo...

Gracias por la compañía y enseñarnos el buen camino de bajada.
Tenéis un tío genial. Cuidarle mucho.
Luismi.

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps