La Fontanina

La Fontanina la Enramada.
Aquí nace un regato, al llegar abajo de la vallina en escasos metros, su caudal crece uniendose al Río del Valle. Seis kilómetros más abajo se une al Río Somiedo que baja del Puertu.
Rápido y fuerte horada la dura peña, y en Aguasmestas se junta con el ya potente Río Pigüeña.
Corre libre hacia el Norte buscando al grán padre Nalón.
Y juntos vertir aguas al Cantábrico.

7 comentarios:

Cienfuegos dijo...

La putada, con perdón, es que la mayor parte de ese agua no correrá libre, sino que ira por una tubería. La foto muy guapa, como siempre.
Un saludo

Mª Angeles y Jose dijo...

Una pasada ...expectacular fotografia.

Besos

cordobesita dijo...

Si Pusiera un pie en una roca y el otro pie en la otra roca, ¿Crees que me podría escurrir con esa verdecina?
A esa calidad de imagen le pongo un 10.

Saludos

carlosdepazramos dijo...

Gracias por los comentarios. A veces no digo nada, pero préstame abondu que me digais cosinas.
Un saludo amiguines.

Anónimo dijo...

Perdona yogurin, pero antes que al nalon esta el narcea.

Mariluz dijo...

Asombra que algo tan pequeño acabe formando todo un Cantábrico...Este tipo de fotos son mis favoritas, un pequeño arroyo, efecto seda y musgo, mucho musgo alrededor. Me pasaría el día haciendo estas fotos, sobre todo por el entorno en que se encuentran. No saldría de zonas como ésta y llenaría mi blog con este tipo de fotos, pero claro, tampoco se puede aburrir al personal.
Hoy me he llevado una pequeña decepción y, de paso, he aprendido una gran lección, esa que todo fotógrafo, ya sea profesional o aficionado, tiene que aprender tarde o temprano: la lección de desconfiar absolutamente de todo el mundo. Algo a lo que toda mi vida me he negado, pero que veo que al final tendré que meterme en la cabeza. Así es, me guste o no. La gente no es de fiar.
Pero mira, llevo un rato viendo esta foto y me ayuda a disipar la tristeza. Pienso que aún me quedan muchas cosas por hacer y muchas fotos como ésta para disfrutar. Muchos momentos buenos en la Naturaleza disfrutando del musgo verde, el efecto seda y los pequeños arroyos. Y eso merece más la pena que muchas otras cosas que parecen más importantes.
¿Y por qué te cuento yo todo esto?
Pues eso, que me gusta mucho esta foto.
Un besín, Carlitos.

Pocholo dijo...

El efecto sedoso en el agua me encanta. Y si ya es en Somiedo, ¿qué más se puede pedir? Genial!!!

Publicar un comentario

La Montaña de Serbal en Google Maps